«No mires arriba»: Jennifer Lawrence, Leo DiCaprio y Adam McKay cuentan cómo se hizo

«No mires arriba», es la película con un reparto de puras estrellas que estará disponible a partir del 24 de diciembre en Netflix

¿Y si descubrieras que un cometa va a colisionar con la Tierra? ¿Y si a nadie le importara? Esa es la premisa de No mires arriba, la comedia de Netflix de estreno inminente.

Su guionista y director, el oscarizado Adam McKay, recurre al humor subversivo para reflejar y enfatizar algunos de los aspectos más absurdos del momento en que vivimos.

Las oscarizadas estrellas Jennifer Lawrence y Leonardo DiCaprio interpretan a dos astrónomos mediocres que deben emprender una colosal gira mediática para advertir a la humanidad de un cometa que se aproxima a la Tierra y va a destruirla.

Netflix conversó con con parte del equipo y esto fue lo que le comentaron sobre la cinta.

¿En qué fuentes se inspira «No mires arriba»?

Adam McKay: Sabía que la película tenía que ser absolutamente desternillante, no solo inteligente o irónica, así que recurrí a los grandes clásicos, a comedias como Trabajo basura o Idiocracia, que captan a la perfección el extraño modo de vida del mundo moderno. (Esas dos películas de Mike Judge fueron dos faros para mí.) Pero también me inspiré en películas como ¿Teléfono rojo? Volamos hacia Moscú, Network, un mundo implacable y La cortina de humo. Siempre me ha atraído la idea de encontrar la forma de condensar esos peligros descomunales a los que nos enfrentamos en este mundo, pero mostrándolos de un modo que fuera también gracioso.

¿Qué les atrajo de la película?

Jennifer Lawrence: Siempre he querido trabajar con Adam McKay; soy muy fan suya. Y cuando leí el guion me pareció genial. Puede que sea el guion más divertido que he leído nunca. Y creo que es una forma conmovedora de transmitir algo muy importante: que la gente no debe pelearse por cuestiones de ciencia, sino que debemos luchar juntos en esta guerra colectiva para salvar a la humanidad.

Leonardo DiCaprio: Adam McKay es un director con el que hace mucho tiempo que quería trabajar. Su talento para combinar la comedia con cuestiones de extrema importancia, sobre todo en esta película, con su trasfondo de la crisis del cambio climático. Así que fue una oportunidad única para trabajar con alguien que nos permitió a todos, como actores, colaborar e improvisar. Adam es una persona que valora la opinión de todo el mundo y te permite llevar una escena como mejor te parezca en calidad de actor.

¿Cómo fue su preparación para «No mires arriba»?

  • Lawrence: Yo hablé con Amy Mainzer, una astrónoma brillante. Tenía mucha curiosidad por saber cómo era el mundo para una astrónoma, ya que están en aplastante minoría, a fin de orientarme para crear la personalidad de Kate, saber cómo debía vestirse o comportarse. También intenté aprender algo sobre astronomía, pero no sé cuánto he retenido. Leo se lo aprendió todo, claro.
  • DiCaprio: Amy Mainzer es nuestra asesora y astrónoma, y he hablado muchísimo con ella. Me ayudó un montón a interpretar al doctor Randall Mindy, a hablar de esta ciencia de forma inteligible y, básicamente, casi me dio un curso a lo Carl Sagan sobre lo que es la astronomía, qué significa ser un astrónomo, qué es lo que esperas y la importancia de lo que eso significa para mi personaje. Mainzer fue seguramente uno de los elementos más útiles para mi personaje.
  • McKay: Amy estuvo increíble. Fue un elemento verdaderamente esencial en esta película. Estaba todo el rato verificando los datos del guion. La verdad, no puedo imaginarme cómo habríamos podido hacerlo sin ella. Y además tenía un gran sentido del humor. El otro día me enteré de que había visto la película y estaba emocionadísima. Y, en cierto modo, puede que esa sea la reacción que más valoro. Porque estos días los científicos se han visto muy atacados. Y para mí fue muy emocionante pensar que se sintió escuchada al ver la película.

¿Qué tal fue trabajar con Adam McKay?

Lawrence: Como es un escritor de comedia, no para de añadir cosas graciosísimas sobre la marcha. Fue muy divertido recibir una frase descacharrante detrás de otra.

DiCaprio: Yo es que admiro su trabajo desde El reportero: La leyenda de Ron Burgundy y Hermanos por pelotas, y hasta El vicio del poder, y he sido testigo de esa transición, mediante la cual ha abordado cuestiones políticas muy complejas, pero conservando ese trasfondo cómico oscuro, ingenioso e inteligente en muchas de ellas. Esta película es, en muchos aspectos, la culminación de lo que ha combinado en sus películas desde el punto de vista del tema y el tono. Yo no tenía mucha experiencia en ese ámbito, y Adam me ayudó mucho a orientarme para equilibrar los elementos cómicos del papel.

“Operación Orión» llega a las salas de cines venezolanas luego de su rotundo éxito internacional

¿Improvisarón en alguna de las escenas?

  • Lawrence: En la película hubo mucha improvisación. Adam nos dio mucha libertad para dejarnos llevar por el instinto.
  • DiCaprio: Adam nos dio una oportunidad muy interesante para probar de todo. Así que Jen y yo fuimos desarrollando a nuestros personajes delante de la cámara desde el principio. Lo hicimos a base de muchos tipos de improvisación. Había montones de actores que llegaban y se les daba total libertad para profundizar en sus personajes. Fue increíble trabajar con profesionales tan brillantes.
  • McKay: Todos han captado muy bien la línea emocional de su personaje. Y es que uno de los errores más frecuentes en los que cae la gente al improvisar es empezar de pronto a hacer cosas que no son coherentes con su personaje. Empiezan a hacer cosas que están muy alejadas del tono del guion. Y lo maravilloso de contar con actores como estos es que ya llevan una brújula de fábrica para eso. Nunca destruyeron la sensación de realidad. Todos los actores que teníamos en esta película, incluso aunque haya quien crea que algunos son demasiado dramáticos, eran todos geniales improvisando. Se tiraron a la piscina sin pensarlo.

¿Puedes darnos algunos ejemplos?

DiCaprio: Solo recuerdo llegar al set y ver a Tyler Perry y a Cate Blanchett con esa dinámica increíble de programa de entrevistas, como si llevaran mil años trabajando juntas. Improvisaron muchas de sus bromas juntas. No sé cuánto ensayaron antes, pero solo recuerdo que era una dinámica increíblemente realista, y que estaban tan metidas en sus personajes que era alucinante verlas.

¿Y qué hay de Jonah Hill y Meryl Streep, que compartieron muchas escenas?

DiCaprio: No había trabajado con Meryl desde los 18 años, y ella tenía un monólogo increíble, así que contemplar su maestría como actriz fue un auténtico placer. Y luego, colocarla en el mismo cuarto que Jonah Hill, con el que he trabajado y a quien veo como uno de los más grandes actores de improvisación del mundo, fue inspirador. Clavaron sus personajes y los retrataron como unos líderes absolutamente desquiciados y nada fiables, lo cual fue una motivación enorme para Jen y para mí durante el resto de la película. Fue alucinante reencontrarme de nuevo con ambos.

¿Por qué creéis que la comedia y el entretenimiento son herramientas poderosas para comunicar problemas sociales?

  • Lawrence: Hacer que algo como el cambio climático, de lo que es tan difícil hablar, resulte desenfadado y divertido, y de paso cantarnos las verdades que a todos nos avergüenzan… propicia un lugar libre de culpa en el que podemos contemplar de verdad un asunto y reírnos de él en vez de acusarnos unos a otros.
  • McKay: Cuando hicimos esta película, tuvimos la sensación de respirar todos aliviados al poder reírnos por fin después de la locura de los últimos dos (o 20) años. Y no quiero decir que la risa sea el único modo de lidiar con épocas confusas o aterradoras, pero creo que esta película es para todas esas personas que han vivido en este descabellado ecosistema y que solo quieren reírse de eso y tal vez resolver un par de problemas básicos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *